Aller à la page d'accueil. | Aller au contenu. | Aller à la navigation |

 

subscribe to the newsletter subscribe to the newsletter

 
Acciones de Documento

A DIOS, PADRE JØRGEN HVIID

4 diciembre 2014

Consiliario internacional de Fe y Luz del 1970 al 1982, el Padre Jørgen regresó a la Casa del Padre este domingo, 30 de noviembre...

A DIOS, PADRE JØRGEN HVIID

Padre Jørgen Hviid, Marie-Hélène Mathieu y Jean Vanier, Roma 1984

Aquí el homenaje que Marie-Hélène Mathieu le devuelve en su libro " Nunca más sólo ":

Quiero decir unas palabras sobre el padre Jørgen Hviid, que tuvo una función discreta pero esencial en nuestra historia. Este sacerdote danés, al que conocí en la Oficina católica internacional de la infancia, era psicólogo, hablaba cinco idiomas con fluidez, estaba al lado de las personas con discapacidad y tenía un gran compromiso con los diferentes sectores de su país.
En el encuentro internacional de Ginebra, en 1970, teníamos que elegir a un consiliario internacional. Se nos ocurrió la idea de pedirle al padre Hviid que ocupara este puesto al que aspiraban los sacerdotes franceses, puesto que los otros países pensaban que Francia ya tenía mucho peso en el consejo internacional. Así que llamé al padre Hviid para hablarle de la peregrinación y me atreví a preguntarle, sin más, si aceptaría ser el consiliario internacional.
Dijo que sí, que podría liberarse para ir ese fin de semana a Ginebra. Sí, si esa era la voluntad de Dios, estaba de acuerdo en comprometerse. Así fue como, durante trece años, el padre Hviid fue el consiliario espiritual, el sacerdote, el hombre providencial por su sabiduría, su fe y por la confianza total que se instauró hasta en el seno de nuestro pequeño equipo.


Después de trece años de servicio como consiliario internacional, el padre Jørgen pidió que no se renovara su mandato. Esto es lo que escribió el 11 de marzo de 1982:

Queridos amigos:
Os estoy agradecidos a todos. El Señor nos ha dado tantas gracias… hemos compartido tantas penas, alegrías, descubrimientos ¡somos testigos de las maravillas de Dios! Somos pobres y Él nos ha colmado con su riqueza.
Fe y Luz ha dado sus frutos. Hemos vivido la integración de las personas con discapacidad en la comunidad cristiana de una manera inesperada. También hemos vivido esa integración en el mundo, pero al mismo tiempo vemos amenazas al acecho. Las personas con discapacidad hoy en día se encuentran más amenazadas que nunca. Los argumentos verbales ya no convencen; hay demasiados. Solo nos queda vivir en la amistad, compartir lo que somos y lo que tenemos, comunidades abiertas que pueden ser testimonio en espíritu y en la verdad de que cada persona es un don de Dios, de que cada uno de nosotros es un don para los demás.
Sigo con vosotros en la oración y en el pensamiento. La labor de Fe y Luz es inmensa. Que nuestro Señor Jesucristo tenga a bien utilizarnos como sus manos.
Con toda mi amistad en Jesús.

Padre Jørgen Hviid


Durante la peregrinación internacional
Roma 1975

 

 

<< Volver a la lista