Aller à la page d'accueil. | Aller au contenu. | Aller à la navigation |

 

subscribe to the newsletter subscribe to the newsletter

 
Acciones de Documento

¡Feliz fiesta de la Luz!

2 febrero 2016

"Esos murmullos de gozo van a encender las luces de júbilo alrededor de nosotros por todo el mundo. A partir de aquí, hagamos de este movimiento algo grande hasta alcanzar un mundo donde ya no haya nadie con discapacidad, ni personas sin discapacidad, sino únicamente personas que creen en el amor, personas que creen que este mundo puede convertirse en un jardín de paz y de amor".

¡Cuando Simeón se reunió con María y José en el templo de Jerusalén, era para decir algo muy diferente de lo que Gabriel había anunciado a María! ¡Su mensaje fue muy desconcertante! Antes de decirle a María que su alma iba a ser traspasada por una espada (cf. Lucas 2:35), él le dijo que su hijo sería señal de contradicción (Lucas 2:34). ¡No ha de haber sido muy agradable escucharlo, pero sabemos que Jesús nunca fue bien recibido y que, muy a menudo, se buscó lanzarle piedras! Nosotros también, somos llamados a ser señales de contradicción, pero buscamos evitarlo pues es mucho más agradable decir y anunciar que nuestra comunidad es bien recibida en la parroquia, permanecer en nuestra zona de confort donde nos sentimos bien… ¡No olvidemos que somos los encargados de cambiar el mundo, aunque sea un corazón a la vez, pero cambiar el mundo! He aquí lo que Jean Vanier decía a los peregrinos de Lourdes en 1971: Esos murmullos de gozo van a encender las luces de júbilo alrededor de nosotros por todo el mundo. A partir de aquí, hagamos de este movimiento algo grande hasta alcanzar un mundo donde ya no haya nadie con discapacidad, ni personas sin discapacidad, sino únicamente personas que creen en el amor, personas que creen que este mundo puede convertirse en un jardín de paz y de amor. 

Aún estamos lejos… y todavía, por largo tiempo, seremos señales de contradicción cuando digamos que las personas con discapacidad intelectual son profetas, guías que nos conducen hacia Dios; pues hacen descubramos en ellas el rostro y la presencia de Jesús. Para anunciarlo, es necesario que rememos contracorriente, que llevemos la contraria a las ideas que recibimos y nos dicen que la vida de una persona con discapacidad no vale la pena ser vivida, que no pueden tener acceso a la mesa de la Eucaristía…

La fiesta de la luz es un momento privilegiado en el año donde recordamos esta gran misión, nuestra misión, dónde unimos nuestras fortalezas en una gran comunión, para volver a irnos y predicar la Palabra; instar a tiempo y fuera de tiempo; redargüir, reprender; exhortar con toda paciencia y doctrina. (2 Timoteo 4:2)

Volvamos a poner aceite en nuestras lámparas para llevar bien la luz y no tener miedo de las señales de contradicción. ¡Feliz fiesta de la Luz para todos!

Ghislain du Chéné
Coordinador internacional

 

 

 

<< Volver a la lista