Aller à la page d'accueil. | Aller au contenu. | Aller à la navigation |

 

subscribe to the newsletter subscribe to the newsletter

 
Acciones de Documento

Noticias de Mirna desdes Alepo (Siria)

9 junio 2015

Jean Vanier escribió a Mirna pidiéndole novedades; ella le contestó con una carta extensa...

...y, con la autorización de los dos, comparto el contenido con vosotros. Es una carta muy emocionante, porque describe desde dentro lo que viven los cristianos de esta ciudad mártir.También nos habla de cómo Fe y Luz sigue siendo una fuente de gozo y de amistad en medio de todas las ruinas y los escombros de la ciudad, y de cómo Fe y Luz puede encender un rayo de esperanza en medio de las tinieblas.
Vivimos la mayoría de los momentos de los encuentros de la comunidad con despreocupación; no hay que olvidar que esta buena nueva que tenemos que dar a conocer es un tesoro fabuloso, un tesoro que puede obrar milagros en las circunstancias más difíciles o trágicas de este mundo. Seamos muy conscientes de esta dimensión de nuestro movimiento, y no dudemos en seguir anunciando Fe y Luz, en proclamar la Palabra, en intervenir a tiempo y fuera de tiempo, a exhortar con paciencia y doctrina (2 Tm 4:2), y eso es lo que hacen Mirna y las comunidades de Alepo.

Querido Jean:
Muchas gracias… Yo estoy bien, como todos los que me rodean. No tenemos conexión en Alepo desde mi último mensaje… y ahora, nos apañamos como podemos para encontrar otros medios para estar en contacto.
Alepo es una ciudad muy castigada, la semana Santa fue muy dura para todos los habitantes. Cayeron muchos misiles sobre la ciudad a medianoche, mientras todo el mundo dormía; siete edificios quedaron completamente destruidos, y otros muchos parcialmente; mataron a muchas familias...
Carta de Mirna

Continuemos nuestra oración por la paz con Francisco de Asís. Imploramos a Jesus la gracia de la paz que no está en nuestro poder. Y seguimos en comunión con todos los que nos invitan a unir nuestras oraciones a las suyas: el papa Francisco, el arzobispo de Canterbury y todos los patriarcas del Oriente Medio.

Oración de San Francisco de Asís

 

 

 

<< Volver a la lista