Aller à la page d'accueil. | Aller au contenu. | Aller à la navigation |

 

subscribe to the newsletter subscribe to the newsletter

 
Acciones de Documento

La alegria encontrada

Las comunidades Fe y Luz tienen como objetivo unir y apoyar a los padres en su prueba, ayudarles a ver y a amar a su hijo como Dios lo ve y lo ama.

  • ¿Pero qué sucede en Fe y Luz? trio famille.jpg
    Al unirse a una comunidad Fe y Luz, los padres descubren poco a poco amigos fieles que los apoyan y les ayudan a reconocer el don característico de sus hijos para ellos mismos, su familia, amigos, parroquia, sociedad y finalmente, la totalidad de la Iglesia.
    Las comunidades Fe y Luz tienen como objetivo unir y apoyar a los padres en su prueba, ayudarles a ver y a amar a su hijo como Dios lo ve y lo ama. Con los tiempos de amistad y durante los encuentros mensuales se crean vínculos de fidelidad entorno al más pequeño, que se expresan también entre los encuentros. Él es quien está en el centro de la comunidad. Él es quien reúne y hace un llamado por la unión, él es quien suscita en los amigos tesoros de imaginación y compasión.

 

  • ¿Qué significa ser feliz?
    portrait bruno.jpg¡Para ser feliz, la persona con una discapacidad mental no necesita de muchos artificios o consolaciones por parte de los demás! A causa de su propia debilidad, no intenta esconderse como la mayoría de nosotros en las distracciones y la falsa felicidad, sino que necesita, más que cualquier otra persona, vivir permanentemente al ritmo de su corazón, en la comunión y ternura que dan seguridad, gozo y confianza, y con la intuición de que puede hacer de su vida un regalo para los demás. Tiene ese don para despertar los corazones y llamar a cada uno a que dé lo mejor de sí. De esta manera, hace una contribución inestimable a nuestra humanidad común: nos hace más humanos si al menos aceptamos caminar a su ritmo, ver su belleza interior, acoger su don.

 

  • La misión de Fe y Luz 
    groupe amis.jpgLa misión de Fe y Luz es la de permitirle a cada persona, por muy desfavorecida que esté, hacer un don propio al corazón de la comunidad, y de dar testimonio del don que los más pobres le dan a la humanidad en su totalidad.
    Tantos padres pueden atestiguar que a través de la prueba, se les abrió un camino de vida y esperanza que nunca antes se hubieran podido imaginar. Este camino de amor ha transformado su corazón y vida totalmente. Mediante el descubrimiento de Fe y Luz y de su visión sobre el lugar que le corresponde al más pequeño, tantos padres vuelven a encontrar la esperanza, la consolación y el gozo, la fuerza para reír, cantar y bailar... Hay un corazón amoroso y acogedor para cada quien, especialmente para los más débiles, sean de donde sean. 

    Gracias a la comunidad, juntos descubrimos hasta qué punto el mismo Dios vela por sus hijos con ternura. Nos convertimos en regalo de Dios unos para otros.