Aller à la page d'accueil. | Aller au contenu. | Aller à la navigation |

 

subscribe to the newsletter subscribe to the newsletter

 
Acciones de Documento

Sufrimiento y esperanza de los padres

Para un papá y una mamá, descubrir que su hijo tiene una discapacidad siempre conlleva un gran sufrimiento prolongado. La vida se nos trastorna… Nada volverá a ser como antes.

El discubrimiento de la discapacidadElie et Nat.jpg
En todo el mundo, independientemente de la cultura, el idioma o la religión, cuando un papá y una mamá descubren que su hijito tiene una discapacidad, sufren mucho. El mundo entero se les desmorona. La felicidad parece algo inaccesible. Se preguntan si desde ahora ya no pueden ser felices…

Lo que duele
El primer shock de los padres, la decepción en relación al niño con el que habían soñado. A veces se cansan de estar buscando una causa o un culpable.
Con frecuencia, experimentan un sentimiento de rebelión, vergüenza o culpabilidad… Al sentirse superados por los acontecimientos y la fatiga, se ven obligados a luchar para adaptarse lo mejor posible a una situación que no han elegido (incluso si decidieron acoger a su hijo…). Esta situación se les impone, día tras día. A veces se alejan los amigos, los allegados o el esposo… Los padres por supuesto sufren si ven a su hijo sufrir físicamente; también sufren con la idea de que su hijo será rechazado por doquier y nunca será feliz.
Lo que hace sufrir a los papás y a las mamás es cuando se les hace sentir que su hijo sobra, que su vida no tiene valor, que no le corresponde un lugar entre los hombres, y el hecho de que al final ellos se lo terminan creyendo!
Con frecuencia, los padres están muy solos y sin la ayuda que necesitan para recuperarse, recargar las baterías y descansar un poco… las miradas de los demás, las actitudes de rechazo, de desprecio e indiferencia, el miedo y la incomprensión del entorno se suman a la herida de sus corazones. El camino de los padres es una lucha interior para acoger lo que se les da cada día, cada noche, y enfrentarse a todo esto con confianza. El camino es largo… ¡y algunos días no tienen valor para nada!

Elie et son papa.jpgUna vez superado el shock inicial, la primera victoria será la de comenzar a ver a su hijo con ternura y amor, sin ver primero y únicamente su discapacidad, la falta, la herida. Acogerlo y amarlo tal y como es ahora, es construir con él un verdadero camino de aceptación para el futuro. Sí, la única posibilidad es de avanzar paso a paso, buscando encontrar el mejor equilibrio posible, tanto para la pareja como para cada uno de los hermanos.


Si han atravesado esta prueba como padres,
Si tienen un hermano o hermana con discapacidad,
Si conocen a una familia que se encuentra en esta situación,
Y se están preguntando qué pueden hacer para ayudar,
Si les gustaría mandarles un mensaje a las personas que consultan este sitio web,

¡Esta sección es para ustedes, escríbannos!