Aller à la page d'accueil. | Aller au contenu. | Aller à la navigation |

 

subscribe to the newsletter subscribe to the newsletter

 
Acciones de Documento

Testimonio

Después de una pequeña visita fallada...

Image témoignage.jpgUn día estaba en una tienda de departamentos con Mathieu, que está en silla de ruedas y no habla. Estábamos haciendo fila en la caja. Una niñita intrigada se nos acercó con confianza. Le dije:
- ¿Quieres decirle hola a Mathieu? Te puedes acercar a él, si quieres. Y tú, ¿cómo te llamas?
- Marie', me dijo. Le sonrió a Mathieu, muy contenta de su pequeña visita.
- ¿Por qué no camina tu hijo? me preguntó.
Le iba a responder en ese momento preciso, la mamá, que obviamente estaba avergonzada por la pregunta, que consideraba demasiado directa, tomó a su hijita por el brazo y se la llevó a otra caja para evitar que se alargara la conversación… ¡Qué lástima!

Como madre, yo le daría un consejo: ¡Si se encuentran con personas con discapacidad mental, no les tengan miedo! Atrévanse a acercárseles, dirigirles la palabra, regalarles una sonrisa, ¡y sonreírles también a sus padres o a los que los acompañan! ¿Tienen miedo de ser demasiado abruptos ? ¡Es mejor ser demasiado abruptos que ser indiferente! ¡Además, con un poco de paciencia descubrirán en ustedes mismos y en la otra persona, tesoros de humanidad!
Las familias que tienen un hijo con discapacidad mental a veces son familias plenamente aisladas, pero sobre todo familias de pleno derecho. Acojámoslos como tales.

¿Quieren compartir una experiencia o dar un testimonio sobre lo que pueden aportarle a nuestro mundo las personas con discapacidades mentales? ¡Escríbannos!